Retail

17 pages
34 views

«RARAS MUJERES NUEVAS»: ABORTO Y MATERNIDAD EN EL IMAGINARIO DE DOS MUJERES ECUATORIANAS

of 17
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
This article approaches to the resistance of two Ecuadorian women through their experiences of abortion, in a context of legal and social penalization. It inquires about the links between those experiences and the figure of the mother, an archetype
Transcript
  73«RARAS MUJERES NUEVAS»: ABORTO Y MATERNIDAD EN ELIMAGINARIO DE DOS MUJERES ECUATORIANAS  Liudmila Morales Alfonso liudmorales.87@gmail.com 1 FLACSO. EcuadorUniversidad Tecnológica Israel Fecha de recepción: 14 de marzo de 2014Fecha de aceptación: 30 de marzo de 2014  Abstract This article approaches to the resistanceof two Ecuadorian women through theirexperiences of abortion, in a context of legal and social penalization. It inquiresabout the links between those experiencesand the figure of the mother, an archetypeof the denying of women’s sexual placerand the association sex/reproduction,which places woman in the center of reproduction. The article deepens into theexercise of women’s capacity of actionwithin the frame of the resistance routes,the influence of religious institutions,family and male partners as possiblecoercive mechanisms of guilt. It proposesan approach to abortion like a possibility and an event that happens in a sexed andsituated body, dialoguing with mainapproaches to the subject. Keywords:  abortion, resistance,penalization, motherhood. Resumen El artículo se acerca a las resistenciasantipatriarcales de dos mujeresecuatorianas a través de sus experienciasde aborto, en un contexto de penalizaciónlegal y social. Indaga sobre los nexos entredichas experiencias y la figura de la madrecomo arquetipo de la negación del gocesexual femenino y la asociación sexo/reproducción, que coloca a la mujer en elcentro de esta última. Profundiza en elejercicio de la capacidad de acción de lasmujeres dentro del marco trazado por lasrutas de la resistencia, la influencia de lasinstituciones religiosas, la familia y la pareja masculina como posibles mecanismoscoercitivos que construyen la culpa. Deesta forma propone un acercamiento alaborto como posibilidad y acontecimientoque transcurre en un cuerpo sexuado y situado, en diálogo con los principalesenfoques sobre el tema. Palabras claves : aborto, resistencia, pena-lización, maternidad. 1.Periodista cubana, Maestrante en Ciencias Sociales con Mención en Género y Desarrollo deFLACSO Ecuador. REVISTA VENEZOLANA DE ESTUDIOS DE LA MUJER - ENERO-JUNIO 2015 - VOL. 20/N° 44 pp. 73-89  REVISTA VENEZOLANA DE ESTUDIOS DE LA MUJER - ENERO-JUNIO 2015 - VOL. 20/N° 44 pp. 73-89 74 «Las mujeres han pasado por alto legislaciones punitivas,normativas sociales y presiones emocionales internas y handecidido abortar como una opción extrema frente a unembarazo no deseado; con ello han asumido una actitud y una acción de resistencia y de protagonismo contra el juez, el cura,la familia, la opinión pública, la soledad y los sentimientos deculpa, lo que ha hecho del aborto un hecho disidente»(Guillermo Figueroa y Verónica Sánchez, 2013). L a significación del vocablo aborto da cuenta de un procesomalogrado, que no llega a su término. De ahí su uso comosinónimo de desertar o abandonar la consecución de un objetivo,como en «abortar el plan».Pero, ¿a qué se renuncia? ¿Qué se aborta   cuando se aborta? Más allá de las infinitas respuestas que cada mujer pueda dar a dicha interrogante,un conjunto de normas culturales permanecen como telón de fondo de la connotación social del aborto en muchas sociedades latinoamericanas.El srcen de tal connotación remite a una figura medular para elcontrol patriarcal sobre el cuerpo de las mujeres: la figura de la madre. Estal su repercusión que incluso dentro la militancia política feminista se vioen un momento a la maternidad como «esencia de la condición de mujer»(Lavrin, 2005: 225) y la defensa del derecho al aborto pareció irreconciliableincluso con las ideas de liberación femenina.Muchos de los argumentos de condena al aborto lo presentan comoruptura de un ciclo «natural» y gravitan en torno a la exaltación de la figura de la madre. Cabe considerar entonces el alcance de los actos deresistencia de las mujeres cuando toman la decisión de abortar en contextosde penalización legal y social y en qué medida dicha resistencia deconstruyelas normas patriarcales sobre la maternidad que les han sido inculcadas.¿Hasta qué punto sienten las mujeres que renuncian a la maternidadmediante el aborto? ¿Qué papel juegan las representaciones tradicionalesde la madre en el proceso? Para adentrarse en estas y otras inquietudes, elpresente artículo se basa en dos entrevistas. La primera: a una mujer queactualmente es madre de dos hijos y en un período cercano a sus nacimientosabortó en tres ocasiones; y la segunda: a una joven que tras vivir una traumá-tica experiencia de aborto hoy se cuestiona el deseo de ser madre.  «RARAS MUJERES NUEVAS»: ABORTO Y MATERNIDAD EN EL IMAGINARIO DE DOS... - Liudmila Morales Alfonso 75  Sus testimonios serán analizados a la luz de los textos de Joan Scott(2008 [l986]), Nancy Chodorow (1984), Colette Soler (2006) y SabahMahmood (2009) en cuanto a la influencia de las figuras paradigmáticasopuestas de Eva y María, la reproducción de la maternidad y el papel de lasparejas masculinas como variables incidentes en el ejercicio de la capacidadde acción de las mujeres en situaciones histórico-concretas.Las mujeres entrevistadas 2  pertenecen a la clase media ecuatoriana,ambas son blanco-mestizas y profesionales; una vivió sus experiencias deaborto en Quito y la otra en Guayaquil, las dos ciudades más importantesdel país. La elección de sus testimonios obedece a la necesidad de ilustrarlas implicaciones subjetivas del aborto incluso para quienes, por su posiciónde clase, disponen del «mejor» acceso al servicio, dentro de las limitacionespropias de la ilegalidad.El actual Código Penal ecuatoriano recoge en los delitos contra la vida al aborto, a partir del artículo 441 y establece sus excepciones en el 447, para los supuestos de peligro inminente de la vida de la mujer y violación a una mujer «demente» o «idiota». La legalización a corto plazo del aborto enEcuador no solo se muestra poco probable sino que incluso en los casos deviolación permaneció en análisis desde 2011, como parte del proyecto deCódigo Integral Penal, que derogará al vigente. Un reciente debate en la  Asamblea Nacional (octubre de 2013) culminó con el mantenimiento de la ilegalidad del aborto no obstante a que diversas fuentes estiman los abortosanuales ocurridos en el país en una cifra pasados los cien mil.Ello da fe de la ocurrencia de hechos ilegales prácticamente a la luzpública y pese a la escasez de juicios seguidos contra mujeres que abortanno se debilita el matiz de tabú existente alrededor del tema, pues una especiede ley no escrita se aplica a un delito que pocos consideran perseguible porla vía judicial. Dogmas religiosos y prejuicios morales reflejados hasta en eldiscurso oficial del gobierno ecuatoriano reproducen los mitos de queabortar es un asesinato y solo las mujeres irresponsables lo hacen, porque sino se tuvo cuidado antes hay que asumir las consecuencias sin dañar alindefenso feto. N. y M., las mujeres entrevistadas, describen el clima de opresiónfísica y moral en que transcurren las experiencias de aborto bajo lascondiciones de ilegalidad y fuerte condena moral descritas. En aras de esclarecer nexos entre sus vivencias y la identidad demadre que la sociedad busca forjar en las mujeres, sus narraciones se 2.A petición de las entrevistadas se han omitido sus nombres. Los seudónimos de N. y M. permitendiferenciar sus declaraciones en el presente artículo.  REVISTA VENEZOLANA DE ESTUDIOS DE LA MUJER - ENERO-JUNIO 2015 - VOL. 20/N° 44 pp. 73-89 76 ordenarán desde los mecanismos coercitivos que en sus casos construyen elsentimiento de culpa: las rutas de la ilegalidad (y la resistencia), la influencia de sus parejas y familia, así como las instituciones religiosas. R  UTAS N. tuvo tres experiencias de aborto. Me extrañó su ofrecimiento a colaborar porque no resulta común en Ecuador que la gente hableabiertamente del tema. Menos, si se trata una profesional madre de doshijos y con toda la apariencia de la mujer «perfecta» que pondera elpatriarcado.Si algo he aprendido en este país es que para que te hablen de aborto,no basta con preguntar. De ahí la incógnita ante su actitud abierta,respondida al concluir la entrevista. N. no tuvo que decirlo, pues así lointuí: a ella solo le hacía falta hablar. N.:  «El primer aborto fue a los 23 años, antes de casarme, cuandoestaba ya con el que luego sería mi esposo. En ese momento yo no tenía planes para formalizar la relación y menos formar una familia o casarme,aunque trabajaba. Verás: yo crecí en un ambiente muy... seguí una línea deniña buena y lo conocí a él en una época en que decidí romper con todaslas estructuras. Empecé a tomar mucho y en una ocasión me embaracé.«Estaba desesperada, porque no era lo que yo quería en ese momento.Llevábamos poco tiempo saliendo, él había salido con mi hermana y desdeahí yo había empezado a hacer algo indebido. No quería nada serio, enuna salida nocturna se había presentado, entre copas y copas, la oportunidadde llegar a algo más. Para mí fue eso y punto: se acabó. Pero después élsiguió insistiendo y bueno, al final terminé cayendo. La relación era un juego para mí, no quería asumir una responsabilidad indeseada.«Hablando con él, estuvo de acuerdo en no tener el hijo y él mismoempezó a buscar contactos de amigos que sabían de estas clínicasclandestinas. Yo vivo en el Norte [de Quito] pero fuimos al Sur, a una clínica médica privada donde practicaban abortos. La gente que acudía allí era pobre, eso se notaba. La doctora me explicó un poco el procedimiento,y más o menos en qué consistía. Creo que también me pidió un examen.No recuerdo cuánto tiempo de embarazo tenía, pero no era mucho. Enesa ocasión fue un legrado.«Pasó el tiempo y yo preferí no volver a hablar del tema, más biencomo que traté de olvidarme, porque era como haber hecho algo malo,escondido, que estaba muy mal. Yo soy católica y tengo mucha influencia   «RARAS MUJERES NUEVAS»: ABORTO Y MATERNIDAD EN EL IMAGINARIO DE DOS... - Liudmila Morales Alfonso 77 de eso y de la moralidad, de todo. Tratar de olvidar era decir ‘esto no meafecta’ y sigo normal con la vida, porque simplemente no era lo que yoquería en ese rato y ya.«No hubo ninguna complicación física, pero sí la mala sensación deque estás en un lugar donde no existen las condiciones que debería teneruna clínica y no sabes si se puede dar o no un problema médico. Por suerteno me pasó nada, pero pudo haberme pasado.«Aparte de mi pareja, nadie más supo de aquello. Me hubiera gustadocompartirlo con alguien, pero las personas que me rodeaban no lo hubieranentendido. Prefería tragarme eso, no ser juzgada. Mi pareja en ese momentoera muy abierta y me apoyaba».La historia de M. se encuentra con la anterior en muchísimos puntos.La incertidumbre, el temor, la sensación de hacer mal. También en elapremio por encauzar las riendas de su vida dentro de las posibilidades a sualcance. Sabah Mahmood (2009) entiende por capacidad de acción esa transformación de las condiciones planteadas por un contexto histórico-concreto particular. Este me parece un concepto de mayor amplitud y utilidad que el de agencia   por cuanto abarca más que la voluntad propia para cambiar las circunstancias.Hay mucho de esta voluntad en las acciones de N. y M., pero losgiros puntuales como respuesta a necesidades concretas moldean susdecisiones en suficiente medida como para evitar proclamar autonomía enabstracto. Esta constituye precisamente la crítica a los enfoquesfundamentales desde los que hoy se reivindica la legalidad del aborto en América Latina: el paradigma de derechos y el paradigma libertario, cuyasdiferencias sustanciales no cambian el hecho de que ambos apelan a concepciones genéricas sobre la libertad y los derechos. Estas resultaninsuficientes para captar las múltiples dimensiones del aborto como hechoque transcurre en un cuerpo sexuado, pero también situado e inserto enrelaciones de poder concretas y particulares. M.:  «Yo tenía como veinti… ¿qué habrá sido? Como 24 años porahí, me había graduado de la universidad, vivía en Guayaquil y estaba conmi pareja hacía un tiempo. Salí embarazada y no quería tenerlo, porqueestaba bastante deteriorada la relación con el susodicho futuro padre del…producto, como le decían los ginecólogos que me atendieron y fueronsuperchéveres, porque para ellos no era un bebé ni nada de eso.«No estaba entre mis planes asumir este tipo de responsabilidad y sentía que de alguna manera iba a limitar mi proyecto de vida enconstrucción. La otra razón es que el sueño de mi familia era que yo me
Related Documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x