Research

3 pages
182 views

MOÑIVAS, E. “Sobre la significación de la materia y el cambio de paradigma cultural” en: LOOTZ, Eva. Escultura negativa / Negative sculpture. Madrid: Fundación Arte y Mecenazgo; La Oficina de Arte y Ediciones, 2014, pp. 24-27.

of 3
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
Texto publicado en el libro de Eva Lootz derivado del premio de la Fundación Arte y Mecenazgo, recibido por la artista en 2016 por el conjunto de su trayectoria.
Transcript
  Texto publicado en inglés y español en: MOÑIVAS, Esther. “oe la sigifiaió de la ateia y el aio de paadiga ultual e: LOOTZ, Eva. Escultura negativa = Negative sculpture . Madrid: Fundación Arte y Mecenazgo; La Oficina de Arte y Ediciones, 2014, pp. 24-27. 1 SOBRE LA CONCEPCIÓN DE LA MATERIA Y EL CAMBIO DE PARADIGMA CULTURAL Esther Moñivas Universidad Antonio de Nebrija La incorporación de nuevos medios y tecnologías en la creación artística a lo largo del siglo XX, lejos de impulsar lo que a menudo se ha considerado como una desmaterialización  de ésta, ha servido de base a una reflexión amplia y profunda sobre los límites de la realidad y sobre las características físicas de la materia/energía. Acrecentada por una aproximación cada vez mayor entre arte y ciencia, esta exploración ha indagado en los diversos medios en los que nos desenvolvemos e interactuamos en la sociedad contemporánea, marcando precisamente las fluctuaciones posibles: de la imagen digital a la labra del mármol; del átomo al bit interactivo. Junto a ello, las estructuras derivadas del conocimiento físico de los sistemas materiales y biológicos han fundado nuevos prototipos de arquitectura del espacio y de la información que han terminado de devaluar la mirada cartesiana y racionalista, implementando modelos de cognición relativistas, intuitivos y sistémicos más cercanos a los conceptos de lo fluido , lo irregular  , lo interconectivo o  lo mutable. Así, es preciso recordar que ya a principios del siglo XX paradigmas científicos radicalmente nuevos desarticularían la visión clásica de la materia y, por ende, del materialismo. La materia entendida como cuerpo, objeto o extensión  en el sentido cartesiano, como despliegue tridimensional   pasó a describirse como una alta itesidad eegétia de apo , desacreditando de manera definitiva su caracterización como algo  indivisible ; como aquello  que se puede ver o tocar  ; y por supuesto como algo sólido . Con ello se derrumbó también la división que planteaba el mecanicismo newtoniano entre continentes (espacio y tiempo) y contenido (materia), dejando lugar a un continuum  en el que el espacio se curvaba en función de la masa, y el tiempo se adelantaba o retrasaba en función de la velocidad. El espacio  del materialismo mecanicista entendido como vacío o no-ser   imperturbable entre los objetos quedó igualmente invalidado para sustituirse por la más compleja noción de campo , al tiempo que nuevas geometrías modificaban la concepción plana de Euclides. A finales de los años sesenta los conceptos de `materia´ y de `objeto´  hasta entonces entes aprehensibles, aislables, clasificables y cómodamente comercializables  , evolucionaron abandonando gran parte de sus connotaciones clásicas, evidenciando la emergencia de un nuevo contexto ideológico, tecnológico y metodológico en el arte. Así, constatamos que en la segunda mitad del siglo XX ha aumentado el desajuste entre la exploración artística de un mundo con límites y reglas intencionadamente desestabilizadas en aras de la exploración  Texto publicado en inglés y español en: MOÑIVAS, Esther. “oe la sigifiaió de la ateia y el aio de paadiga ultual e: LOOTZ, Eva. Escultura negativa = Negative sculpture . Madrid: Fundación Arte y Mecenazgo; La Oficina de Arte y Ediciones, 2014, pp. 24-27. 2 individual de la realidad, y la necesidad de la historia, el mercado y las instituciones artísticas de manejar creaciones aprehensibles . En definitiva, si la materia dejó hace ya más de un siglo de poder ser igualada a la masa y a lo perceptible por los sentidos, resulta difícil sostener el concepto de desmaterialización  o de desobjetualización  del arte sin apostillar ue esa ateia o ue ese ojeto siguen basándose en parámetros propios del mecanicismo. Aparentemente ajenos a ello, los teóricos que han contribuido a definir desde los años 60 la emergencia de formas de arte iateial, han engrosado progresivamente esta categoría con caracterizaciones que van de lo energético  a lo ideal   e informacional  , pasando por lo sonoro , lo invisible , lo intangible , lo efímero , lo fluido  o lo virtual  . Pensando ahora no sólo en el trabajo de Eva Lootz  – flujos, minas, nudos, vertidos, papillas, cúmulos, palaas…–  sino en toda esa cantidad ingente de proyectos que en las últimas décadas se ha orientado hacia la exploración de los procesos netamente físicos y netamente imaginativos en torno a la materia, ¿Tiene sentido verdaderamente desligar unos de otros? ¿Qué aportaría en todo caso esa diferenciación? Quizá, simplemente, debemos desaprender la manera de pensar dualista, tan afincada en la cultura occidental, que ha marcado unas pautas de ordenación de la realidad a partir de contraposiciones excluyentes: la materia y la información; el cuerpo y el espíritu; la mujer y el hombre; lo sólido y lo líquido; la cultura y la naturaleza; el monumento y el hueco en la cantera. Ello, por otra parte, nos obliga a volver a considerar la manera de mirar y de denominar las cosas, así como el lugar que queremos que ocupen en la cultura. La función de almacenamiento de la forma que tradicionalmente ostentaba la materia en la creación artística  y con ello de comunicación relativamente estable a través del tiempo y del espacio  , suscita ahora nuevos interrogantes, como por ejemplo: ¿qué tipos de registros es posible generar en la perspectiva de esta manera de entender la materia no convencional?, ¿qué memorias pueden implicar las materias en estados fluidos?, ¿qué es lo que puede cifrarse a niveles inaccesibles a nuestra percepción sensorial?, o ¿cómo nos afectan esas configuraciones materio-energéticas que no somos capaces de percibir pero que también incorporan información? La obra de Eva Lootz tiene mucho que ver con todas estas cuestiones. Como artista interesada en indagar los nexos entre la cultura y la materialidad, ha aportado algunas respuestas brillantes cifradas en una metodología transdisciplinar que diluye las fronteras entre el arte, la ciencia, la filosofía y la literatura. Su obra evoca recorridos, desarticulaciones de conceptos aprendidos, espeleología hacia el interior de las cosas. Su exploración de las sustancias  señalada como poética en tantas ocasiones  , es ciertamente próxima a Gaston Bachelard y nos permite recorrer los caminos de lo sensorial y de lo cultural como si fueran un mismo sueño, evidenciando que ambas veredas forman parte del mismo paisaje fenomenológico.  Texto publicado en inglés y español en: MOÑIVAS, Esther. “oe la sigifiaió de la ateia y el aio de paadiga ultual e: LOOTZ, Eva. Escultura negativa = Negative sculpture . Madrid: Fundación Arte y Mecenazgo; La Oficina de Arte y Ediciones, 2014, pp. 24-27. 3 Así, su recopilación de nombres de cauces hídricos abre la puerta hacia esas posiciones que la lengua adopta para nombrar la realidad y que el cerebro configura en un punto preciso de su dimensión inabarcable. Las minas pasan a ser bajo su mirada territorios culturales en los que rastrear, a través de la ausencia, el legado tecnológico y metálico que supuestamente nos representa en las grandes plazas. Las formas dendríticas de los ríos y las turbulencias del agua nos invitan a reconocer estructuras similares en la formación de los idiomas, y quizá también en la propia esencia del pensamiento humano. En ese teato de la ateia  que la artista identificó en los años 80, la imaginación gira y recorre los vínculos que van del saber de la mano al saber del ojo, y de éste al de la boca, abarcando indiferentemente todos los ámbitos de la cultura para finalmente introducirse en la matriz misma de la realidad. Por eso, señalar los huecos que deja la extracción de minerales, los rastros de los nombres, las derivas de un flujo o los datos matemáticos de un proceso geográfico, parecen ser fórmulas complementarias para llevar a cabo el enorme proyecto de una mirada holista hacia la realidad, pero también la estrategia personalísima de Eva Lootz de señalar, desde la ética, la complementariedad entre lo que se significa (culturalmente), y lo que tantas veces se trata como insignificante.
Related Documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x