Engineering

10 pages
121 views

LA IMPRESCINDIBLE PROFESIONALIZACIÓN DE LA FUNCIÓN PÚBLICA.docx

of 10
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
Reflexiones sobre el ingreso a la función pública y a su profesionalización como obstáculo a la corrupción. Las Escuelas de la función pública en el mundo, como el ENA francés.
Transcript
  1 LA IMPRESCINDIBLE PROFESIONALIZACIÓN DE LA FUNCIÓN PÚBLICA “Como podrían los hombres viles y abyectos servir a los gobernantes,  si antes de haber obtenido sus cargos, ya están atormentados por el temor de no tenerlos; cuando los han obtenido, están atormentados por el temor a perderlos, y desde el momento en que están atormentados por el temor de perder sus cargos, ya no son capaces de nada.”   Confucio –   Analectas - Krong-Fou-tse- (552-479 a/C) Deseo aclarar, que si bien el enfoque de este artículo es de un abordaje general; hay ciertos aspectos, como el de lo que yo llamo “la profunda reforma del Estado”, donde me referiré exclusivamente en particular a mi país, Argentina, pero que no dudo que sus pautas también son aplicables al resto de Iberoamérica. Mi idea de sustrato de lo público, concibe al mismo, como algo esencialmente dinámico, flexible, cambiante. Como un entretejido que da marco a las necesidades de una comunidad, que puede ser pequeña, como la de una ciudad o municipio, o de una perspectiva mucho más amplia, como la de todo un país. Pero fundamentalmente considerando a lo público y por ende, a la función pública, como un constitutivo societario que merece el mayor de los respetos pero que a su vez lleva consigo un bagaje de deberes inexcusables. En la función pública, las decisiones de los funcionarios pueden afectar de forma directa a millones de personas, elevando o disminuyendo su calidad de vida; o alterándola drásticamente, para bien o para mal. Una enorme responsabilidad. Naturalmente que no solo existe corrupción en la esfera pública, también sucede en la privada, pero el gran contraste está en que las disposiciones públicas, tienen , habitualmente, un enorme alcance y lo que es más grave, la responsabilidad de tales disposiciones se diluye; y los errores se pagan del erario público, o sea la sociedad como un todo. Usualmente, como en el dicho de “la mujer del César…..” , los funcionarios públicos tienen una mayor obligación a la virtud y a su demostración de detentar la misma. Insertos, dentro de un concepto general de “burócratas”, cuyo desempeño es cada vez más seguido y observado desde unos veinte años a esta parte, momento coincidente con el advenimiento de la democracia en América Latina y la revalorización del individuo  – ciudadano. Dependiendo del continente o país; se observa al funcionario público con mirada profundamente crítica, cuando no peyorativa. Y esto es una constante especialmente, en países de América Latina, cuya tormentosa vida política y alternancia de dictaduras, han favorecido la emergencia de una categoría (casi me atrevería a decir raza/casta). de funcionario que accede a la función pública por factores ilegítimos que luego mencionaremos; pero quien fundamentalmente, concibe a la función pública no precisamente como servicio al público/sociedad; sino por el contrario como privilegio del cual servirse. Precisamente este es el momento en el cual una “Nueva Cultura Política” emerge con distinta intensidad en todo el mundo. Está ligada profunda pero no excluyentemente a lo urbano, al gobierno local y a la demanda de los habitantes de los municipios, también se la suele llamar “Política Post Industrial” o “Nuevo Populismo Fiscal” ; esta tendencia marca relevantes cambios y señales tanto en política como en valores.  2 Los elementos de esta Nueva Cultura Política, que he adaptado especialmente a la realidad latinoamericana, son los que describe T.N.Clark en “ Urban Innovation” y ”The New Political Culture” , y son: Una ruptura en las distinciones políticas “derecha - izquierda”  Debilitamiento de los lazos entre temas sociales y fiscales, primitivamente muy ligados entre sí dentro de apretados sistemas ideológicos partidarios. El incremento creciente de la preocupación por los temas sociales que van desde la ecología a la política de género, por encima de los temas fiscales y económicos. El incremento de la participación ciudadana y de su demanda, con la consiguiente declinación en el respeto sacrosanto a las jerarquías en la esfera pública. Desafíos y demandas crecientes al Estado. La preocupación por los temas antedichos entre individuos más jóvenes, más educados, y de todos los niveles sociales. La eclosión en la última década de ONGs de todo tipo, que buscan soluciones que el Estado no puede, no quiere, o no sabe, brindar a los ciudadanos. (Surgimiento de varias de ellas dedicadas a combatir la corrupción). Un ethos público caracterizado por el énfasis en la racionalidad y la eficiencia de los actos de gobierno. Dentro de este ethos, la prensa juega un rol primordial . Volveré sobre este punto. La idea central en este breve escrito, es que la Función Pública, es una actividad de una importancia tal, que debe estar en manos de aquellos que se han preparado especialmente para ella. Cuando me refiero a Función Pública, lo hago apuntando hacia instancias bajas, medias y altas, del gobierno, exceptuando según el caso, aquellos cargos a los que comúnmente se denomina “políticos”, y que son aquellos que en suelen renovarse en cada gestión partidaria de gobierno, ya que la inmediatez de la importancia de una designación política, es directamente proporcional a la importancia del cargo. Pero hay coincidencia entre los diversos autores que se ocupan de políticas públicas en que son los niveles intermedios y bajos, quienes fijan rutinas que luego se vuelven prácticas enquistadas dentro de un todo burocrático, cuyo cambio resisten y son medidas que influyen y afectan directamente la común de los ciudadanos; y que muchas veces su aplicación agranda aún más la brecha entre ricos y pobres. Las burocracias weberianas de nivel intermedio, habitualmente obstaculizan todos los procesos de descentralización y autonomía. Es evidente que éstos conllevan la pérdida de espacios de poder. Una burocracia enquistada y cerrada en sí misma, también es una manifestación de corrupción; porque basa su control de las situaciones, a veces su monopolio, en su conocimiento técnico. No es infrecuente que en el largo camino administrativo, un expediente se desvíe de los fines para el cual fue iniciado. Tema que como ex funcionaria pública, conozco perfectamente. Para clarificar esto, nada más ilustrativo que la maravillosa serie de irónica apología al “Establishment” burocrático : “Si Ministro” , J.Lynn y A. Jay : Acción : R eino Unido “Los funcionarios desean y esperan la alternancia regular de los gobiernos, porque gracias a ella, la  Administración Pública se ve libre, en el mayor grado posible, del control de los ministros. Si estos  permanecieran demasiado tiempo en el gobierno., probablemente empezarían a pensar que saben como gobernar el país.” Pág.112 (El Ministro, es el símbolo del político de turno. M.G.)   ¿EXISTE EL “ IDEAL DE SERVICIO” ?  Este ideal de servicio, era el que M.Weber buscaba, y que desde 1920 en adelante, influyó grandemente sobre la organización del sector público, preconizaba una forma de sector público monocrática, cerrada, con una persona al frente de cada unidad, de manera tal de :  3 “…ser capaz de lograr el más alto nivel de eficiencia, y es en est e sentido, formalmente la forma conocida más racional de llevar a cabo un imperativo control sobre los seres humanos. Es superior a cualquier otra forma en precisión, estabilidad, adhesión a su disciplina , y en su confiabilidad. Hace posible un alto grado de predictibilidad de resultados , para las cabezas de la organización y para aquellos que actúan en relación con esta.” M.Weber [1922] 1964, Pág.337 El prestigio de los integrantes del sector público es innegable que se deterioró poco a poco. De la extrema meritocracia weberiana, se pasó al acceso ilegítimo al sector público cuyo incremento ha ido paralelo al de la corrupción, si observamos las estadísticas del S. XX. Mal puede existir como ideal algo que no es comprendido en general, como un servic io…..El funcionario público que accede al cargo por factores diversos como el clientelismo político, nepotismo, patronazgo, parentelismo o cualquier otra circunstancia inadecuada; desconoce las necesidades y demandas del público, de la sociedad, derechos y obligaciones de ambas partes, y un factor esencial que quienes hemos pasado por la función pública conocemos bien, desconoce las instancias y etapas administrativas que un acto administrativo requiere, lo cual resulta, que por ignorancia procesal, muchas veces, se desencadenan inconvenientes de todo tipo, juicios contra el estado, caducidades  jurídicas, que finalmente , como no hay responsables, ya que los sumarios administrativos son altamente inefectivos; perjudican al Estado. Si agregamos a esto, que la estabilidad en el cargo, generalmente los exime de la preocupación de brindar un buen servicio, el cuadro es delicado . De allí que postulo la necesidad de preparación especial del funcionario público, porque la corrupción tiene innumerables formas de manifestarse, no solo es el soborno que se entrega con dinero en efectivo, que tal vez es lo primero que nos viene a la mente, sino que corrupción también es la repetición de antiguos mecanismos perversos y perjudiciales, así como también la incapacidad o ineficiencia en el desempeño de tareas públicas. Existen ciertas áreas gubernamentales donde TODOS los integrantes de la sociedad, no tienen poder de elección : la policía, el Registro Civil, Aduana, Justicia, Ministerios, etc., áreas públicas que de alguna manera, a lo largo de su vida, el ciudadano se ve obligado a emplear; es un público cautivo, en términos de marketing, pero en otras áreas de la Función Publica, como Salud y Educación, la calidad de servicio va en relación directa al poder adquisitivo. Es esta la brecha (gap) entre pobres y ricos a la cual me refería previamente. Los niveles de bajo poder adquisitivo no tienen posibilidad de elección de colegio, de sanatorio, de obra social; recibir servicios cualitativamente inferiores, de manera que deben recurrir a la eficiencia o no de los funcionarios públicos, y son quienes primero se ven afectados por las decisiones de éstos. Su posibilidad de reclamo, también es menor, su descreimiento en el Estado y escepticismo con relación al sistema Judicial, socavan la cohesión social de un país . Y esto es muy grave. En Latino América existe una deuda, luego de los procesos de consolidación democrática : La profunda Reforma del Estado. En general, la reforma se ha hecho , al menos en Argentina, de manera parcial. Aún con todos los contralores Anti-corrupción necesarios, no bastan Oficinas de Ética Publica, cuya necesidad no se desconoce, la Ley de Ética Pública, en Argentina aún no sancionada ni acordada su instrumentación procesal, o Leyes similares , si bien son necesarias e indudablemente colaboran en la lucha contra “el monstruo de las mil cabezas”, como fue definida la corrupción, deben ser acompañadas por la reducción de oportunidades de corrupción y la reducción o eliminación de estructuras duplicadas o triplicadas, dentro del Estado. Con esto me refiero a plantearse verdaderamente si es posible en Argentina, repetir en cada una de las provincias estructuras públicas que cumplen las mismas funciones, cuando hay provincias como Catamarca, que tiene menos habitantes que la ciudad de Mar del Plata, en la Provincia de Buenos Aires. Se justifica una Corte Suprema de Justicia por cada provincia ? No habría que repensar las  4 proporciones de concejales municipales por habitante ¿? La ciudad de Miami, con 3 millones de habitantes, tiene 5 concejales. Mi ciudad, Mar del Plata, 750.000 habitantes tiene 24. Se justifica el presupuesto, personal, la trama pública que esto representa ?, por presentar solo el caso más evidente. No habrá llegado la hora de pensar en Regiones o comunidades ? A mayor cantidad de funcionarios,mayor dilusión de la responsabilidad, menor control de la corrupción 2ª.Ley Giuffré  –  Murphy LA PROBLEMÁTICA URBANA Y LA PROBLEMÁTICA PÚBLICA El siglo XXI ha sido definido por Klaus Toepfler, director ejecutivo de UNCHS (Hábitat),y por otros especialistas, como “el siglo de las ciudades”. Si una de las objeciones a la regionalización es la autonomía, ¿ porqué no pensar en aplicar la autonomía al ámbito más inmediato de preocupación del ciudadano : la ciudad, su municipio ? Este “repensar político” de las ciudades con una visión hacia el futuro, permitiría dar un paso más en la búsqueda de soluciones para un mundo cada vez más asimétrico, pero desde una perspectiva micro : la ciudad ; entendiendo la ciudad, por lo tanto, fundamentalmente como una red de relaciones humanas. En la planificación de políticas públicas, es indispensable tener una visión global de las tendencias mundiales. Y estas marcan claramente, la creciente urbanización del mundo . ¿ Que tiene esto que ver con la corrupción ? Mucho, casi todo diría yo. La Reforma del Estado impone un enfoque poco aplicado hasta ahora : el de un mundo urbano, de ciudades que se mueven como entidades autónomas y que exigen el fortalecimiento de los gobiernos locales, con verdadero goce de autonomía y verdadera descentralización. Dos eficaces herramientas en la lucha Anti-corrupción. Desde una perspectiva puramente empírica, las teorías de crecimiento endógeno han tratado de explicar la convergencia o divergencia en las tasas de crecimiento entre regiones y países. Usando herramientas microeconómicas, la urbanización acompañando el crecimiento industrial, puede ser analizada en términos de oferta y demanda, pero desde un punto de vista social, en cuanto al aumento y concentración de habitantes que demandan servicios y calidad de los mismos ; pero la respuesta gubernamental a esta demanda es en primer lugar, político-administrativa y luego recién será económico- financiera. 17 de las 20 ciudades más grandes del mundo, se encuentran en países en vías de desarrollo. El deterioro físico es evidente, en estas ciudades y en otras que reciben permanentemente una población aluvional. La infraestructura física se vuelve insuficiente, y se advierte una suburbanización y metropolización crecientes. Este fenómeno trae aparejado una concentración de pobres, desempleados, y personas sin hogar, y a su vez se advierte que los índices de delincuencia urbana están en aumento. Buenos Aires es la 9a.Megaciudad (más de 10 millones) del mundo, con 12 mll. de habitantes. Según informe de la ONU, entre otros datos, el 88% de los habitantes de la República Argentina vivirá antes de 2020, en zona urbana , y en el mundo la cifra es 75 %. Estas cifras demuestran por sí mismas, las razones por las cuales la problemática relativa a las ciudades cobra día a día mayor vigencia, y de que manera, el mundo del futuro será un mundo predominantemente urbano. De allí la necesidad de una amplia, ágil y flexible visión de futuro , indispensable en toda gestión que tenga la amplitud de criterio de mirar más allá de sus narices de los 4 o 6 años (según país) de su propio término. Tenemos un Estado que no contempla la realidad mayoritaria de la vida urbana actual, tenemos demasiados políticos, pero escasos estadistas.  5 Sin llegar a la exageración de F.Fukuyama en el “Fin de la Historia”, sí se puede decir que los grandes designios movilizadores de poco tiempo atrás se consideran desde otra perspectiva ; el socialismo ortodoxo, el militarismo, el culto a la personalidad, el nacionalismo dogmático, el populismo; han perdido su crédito y legitimidad. No se puede ignorar que se percibe una apatía política, y la participación en política está siendo reemplazada por un enfoque pragmático de la misma : Las preocupaciones del ciudadano están enfocadas hacia una mejor calidad de vida, y a la búsqueda de soluciones a los problemas inmediatos de los servicios del entorno urbano y demandas al sector público . “Quien desee entender la democracia, deberá es tar menos tiempo con Platón en la Biblioteca y pasar más tiempo en los autobuses, con la gente “   Simeón Strunsky INGRESANDO A LA FUNCIÓN PÚBLICA ¿SOLUCIÓN DEL FUTURO ? ( de algunos) LA REALIDAD : Formas ilegítimas -( A través de Grupos de Presión). El ingreso al sector público dentro de las pautas del clientelismo político, es la forma más común de ingreso al mismo. “Punteros”, “manzaneras” (1) , fieles y sumisos asistentes a las reuniones partidarias, son “premiados” por su participación en el partido , con un cargo público, y (rasgo común a todas las formas ilegítimas de acceso al sector público ) : los recompensados son especialmente ubicados en áreas claves de cualquier repartición pública tales como Suministros, Jefatura de Compras, Licitaciones. E rgo, Recordemos la “Ley Giuffré” (sic, sic.!! ) de Pág. 3 de este artículo.  Otra de las formas sumamente difundidas es aquella que La Palombara denomina : parentelismo, que no es lo mismo que nepotismo. Dentro del esquema del parentelismo, similar al patrón corporativo de los antiguos estados comunistas son individuos que reciben beneficios de acuerdo a su adscripción a determinada membresía . Hay diversas variantes : ingresan aquellos que mantienen con quien/es los designan una relación que puede ser : intelectual/ universitaria, recordemos la generación de economistas esparcidos por las Américas llamados “Chicago Boys” de la década del ’80; otra variante s on aquellos pertenecientes a una misma línea política dentro de un mismo partido: o bien, cabe mencionar aquí aunque no pertenece tanto a la esfera de lo público, como de lo comercial supra nacional ; la política aplicada por los empresarios chinos, “hua chiao”, por el cual se establecen infinitas tramas (puente) de redes comerciales en todos los continentes, compuestas, exclusivamente por integrantes del mismo srcen étnico.El parentelismo “geográfico” lo encontramos también cuando se produce una cadena d e nombramientos entre quienes, además de compartir el mismo ideal partidario, proceden geográficamente de la misma provincia/ciudad. O bien otro caso es aquellos que surgen entre quienes provienen de un mismo sector sindical. La Palombara menciona ejemplos de parentelismo en Italia con el Partido Demócrata Cristiano, o con Berlusconi; y también en la Francia de De Gaulle, donde los Gaullistas se involucraron bastante directamente con grupos de interés, especialmente del área de la agricultura. El nepotismo, es otra práctica muy común en el acceso al sector publico, y una de las más antiguas de la Historia. Familiares directos, indirectos, relaciones sentimentales y familiares de familiares, establecen también una sutil trama que socava las bases del Estado. No es necesario extenderse al respecto. Otro acceso similar, común en Iberoamérica, es el patronazgo, uno de cuyos más claros ejemplos, serían los caudillos provinciales, quienes contratan aun altísimo porcentaje de trabajadores de su
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x