Medicine, Science & Technology

110 pages
32 views

Derrida en castellano Cómo hacer cosas con palabras

of 110
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
Derrida en castellano Cómo hacer cosas con palabras
Transcript
  Derrida en castellano Cómo hacer cosas con palabras John Langshaw Austin    /   2   /   Í  NDICE   CONFERENCIA   I ............................................................................................................................3   CONFERENCIA   II ........................................................................................................................10   CONFERENCIA   III .......................................................................................................................18   CONFERENCIA   IV .......................................................................................................................27   CONFERENCIA   V .........................................................................................................................36   CONFERENCIA   VI .......................................................................................................................45   CONFERENCIA   VII .....................................................................................................................55   CONFERENCIA   VIII ....................................................................................................................62   CONFERENCIA   IX .......................................................................................................................71   CONFERENCIA   X .........................................................................................................................78   CONFERENCIA   XI .......................................................................................................................86   CONFERENCIA   XII ......................................................................................................................96   APÉNDICE   DEL   COMPILADOR ............................................................................................110   Derrida en castellano http://www.jacquesderrida.com.ar     /   3   /   CONFERENCIA   I   Lo   que   habré   de   decir   aquí   no   es   difícil   ni   polémico;   el   único   mérito   que   quisiera   reivindicar   para   mi   exposición   es   que   es   verdadera,   por   lo   menos   en   parte.   El   fenómeno   que   examinaré   es   muy   difundido   y   muy   obvio,   y   sería   imposible   que   otros   no   lo   hubieran   advertido,   al   menos   ocasionalmente.   Sin   embargo,   no   he   visto   que   se   le   preste   atención   de   manera   especifica.   Durante   mucho   tiempo   los   filósofos   han   presupuesto   que   el   papel   de   un   “enunciado”   sólo   puede   ser   “describir”   algún   estado   de   cosas,   o   “enunciar   algún   hecho”,   con   verdad   o   falsedad.   Es   cierto   que   los   gramáticos   han   señalado   siempre   que   no   todas   las   “oraciones”   son   (usadas   para   formular)   enunciados 1 :   tradicionalmente,    junto   a   los   enunciados   (de   los   gramáticos)   hay   también   preguntas   y   exclamaciones,   y   oraciones   que   expresan   órdenes   o   deseos   o   permisiones.   Y   los   filósofos   no   se   han   propuesto   negarlo,   pese   a   algún   empleo   poco   riguroso   de   “oración”   para   significar   “enunciado”.   Sin   duda,   también,   tanto   los   gramáticos   como   los   filósofos   han   caído   en   la   cuenta   de   que   ni   siquiera   es   en   modo   alguno   fácil   distinguir   las   preguntas,   las   órdenes,   etc.   de   los   enunciados   por   medio   de   los   escasos   e   insatisfactorios   criterios   gramaticales   disponibles,   tales   como   el   orden   de   las   palabras,   el   modo   verbal,   etc.,   aunque   quizá   no   ha   sido   común   detenerse   en   las   dificultades   que   este   hecho   obviamente   suscita.   Porque,   ¿cómo   habremos   de   decidir   cuál   es   cuál?   ¿Cuáles   son   los   límites   y   las   definiciones   de   cada   grupo?   Pero   en   los   últimos   años,   muchas   cosas   que   anteriormente   habrían   sido   aceptadas   sin   objeciones   como   “enunciados”,   tanto   por   los   filósofos   como   por   los   gramáticos,   han   sido   examinadas   con   renovada   atención.   Este   examen,   en   cierto   modo,   surgió   en   forma   indirecta,   al   menos   en   el   campo   de   la   filosofía.   Primero   apareció   el   punto   de   vista,   no   siempre   expuesto   sin   un   infortunado   dogmatismo,   de   que   un   enunciado   (fáctico)   debe   ser   “verificable”,   y   esto   llevó   a   pensar   que   muchos   “enunciados”   sólo   son   lo   que   puede   denominarse   seudo ‐ enunciados.   En   primer   término,   y   en   forma   más   obvia,   se   mostró   que   muchos   “enunciados”   son,   1   Por   supuesto,   nunca   es   realmente   correcto   decir   que   una   oración   es   un   enunciado.   Mas    bien   lo   correcto   es   decir   que   la   oración   es   usada   al   hacer   un   enunciado.   El   enunciado   mismo   es   una   “construcción   lógica”   a   partir   de   las   formulaciones   de   enunciados.   Derrida en castellano http://www.jacquesderrida.com.ar     /   4   / como   Kant   fue   quizás   el   primero   en   sostener   sistemáticamente,   sinsentidos   estrictos,   pese   a   su   forma   gramatical   impecable.   El   continuo   descubrimiento   de   nuevos   tipos   de   sinsentidos   ha   sido,   en   conjunto,    beneficioso,   por   poco   sistemática   que   haya   sido   la   clasificación   de   ellos,   y   por   misteriosa   que   haya   seguido   siendo   su   explicación.   Sin   embargo,   aun   los   filósofos   establecemos   ciertos   límites   a   la   dosis   de   sinsentido   que   estamos   dispuestos   a   reconocer   que   decimos;   de   tal   modo   fue   natural   preguntar,   en   una   segunda   etapa,   si   muchos   que   parecían   seudo ‐ enun ‐ ciados   eran   en   realidad   enunciados.   Ha   llegado   a   sostenerse   corrientemente   que   muchas   expresiones,   que   parecen   enunciados,   o    bien   no   son   formuladas   en   absoluto   para   registrar   o   suministrar   información   directa   acerca   de   los   hechos,   o   tienen   ese   propósito   sólo   en   parte.   Por   ejemplo,   las   “proposiciones   éticas”   quizá   persiguen   manifestar   emociones,   exclusiva   o   parcialmente,   o    bien   prescribir   conducta   o   influirla   de   maneras   especiales.   También   aquí   Kant   se   cuenta   entre   los   pioneros.   A   menudo,   también   usamos   expresiones   en   modos   que,   por   lo   menos,   están   más   allá   del   ámbito   de   la   gramática   tradicional.   Se   ha   llegado   a   advertir   que   muchas   palabras   especialmente   desconcertantes,   incluidas   en   enunciados   que   parecen   ser   descriptivos,   no   sirven   para   indicar   alguna   característica   adicional,   particularmente   curiosa   o   extraña,   de   la   realidad,   sino   para   indicar   (y   no   para   registrar)   las   circunstancias   en   que   se   formula   el   enunciado   o   las   restricciones   a   que   está   sometido,   o   la   manera   en   que   debe   ser   tomado,   etc.   Pasar   por   alto   estas   posibilidades,   tal   como   antes   era   común,   es   cometer   la   llamada   falacia   “descriptiva”.   Quizás   esta   no   sea,   empero,   una    buena   denominación,   puesto   que   “descriptiva”   es,   en   sí   misma,   una   palabra   específica.   No   todos   los   enunciados   verdaderos   o   falsos   son   descripciones;   por   esta   razón   prefiero   usar   la   palabra   “constatativo” * .   Siguiendo   esta   línea   se   ha   mostrado,   fragmentariamente   hasta   ahora,   o   por   lo   menos   se   lo   ha   presentado   como   probable,   que   muchas   per ‐ plejidades   filosóficas   tradicionales   han   surgido   merced   a   un   error:   el   error   de   tomar   como   enunciados   fácticos   lisos   y   llanos   a   expresiones   que   son   sinsentidos   de   maneras   interesantes,   aunque   no   desde   un   punto   de   vista   gramatical,   o   bien   que   han   sido   formuladas   con   un   propósito   diferente.   Cualquiera   sea   nuestra   opinión   acerca   de   alguno   de   estos   puntos   de   vista   y   sugerencias,   y   por   mucho   que   podamos   lamentar   la   confusión   inicial   en   que   la   doctrina   y   el   método   filosófico   fueron   sumergidos,   no   se   puede   dudar   que   aquéllos   están   produciendo   una   revolución   en   filosofía.   Si   alguien   desea   llamarla   la   mayor   y   más   saludable   revolución   en   toda   su   historia,   esta   no   sería,   después   de   todo,   una   pretensión   desmesurada.   No   debe   sorprender   que   los   comienzos   hayan   sido   *   “Constatativo”   es,   por   supuesto,   un   neologismo   derivado   del   galicismo   “constatar”.   Austin   usa   “constative”   que,   en   inglés   también   es   un   neologismo.   (T.)   Derrida en castellano http://www.jacquesderrida.com.ar     /   5   / fragmentarios,   con    parti    pris   y   guiados   por   fines   diversos.   Esto   es   común   en   todas   las   revoluciones.   Delimitación   preliminar   del   realizativo *   2   El   tipo   de   expresión   lingüística   que   hemos   de   considerar   aquí,   no   es   en   general   un   tipo   de   sinsentido;   aunque,   como   veremos,   el   mal   uso   de   ella   puede   srcinar   variedades   especiales   de   “sinsentido”.   Más    bien   pertenece   a   la   segunda   clase:   a   la   de   las   expresiones   lingüísticas   que   se   disfrazan.   Pero   en   modo   alguno   se   disfraza   necesariamente   de   enunciado   fáctico,   descriptivo   o   “constatativo”.   Sin   embargo,   es    bastante   común   que   así   lo   haga   y,   curiosamente,   que   ello   ocurra   cuando   asume   su   forma   más   explícita.   Creo   que   los   gramáticos   no   han   visto   lo   que   hay   detrás   del   “disfraz”,   y   los   filósofos,   en   el   mejor   de   los   casos,   sólo   lo   han   hecho   en   forma   incidental 3 .   Será   conveniente,   en   consecuencia,   estudiar   primero   dicho   tipo   de   expresión   lingüística   en   esta   forma   engañosa,   para   poner   de   manifiesto   sus   características   contrastándolas   con   las   de   los   enunciados   fácticos   que   imitan.   Comenzaremos,   pues,   poniendo   como   ejemplos   algunas   expresiones   lingüísticas   que   no   pueden   ser   subsumidas   en   ninguna   categoría    gramatical   admi ‐ tida   hasta   ahora,   excepto   la   de   “enunciado”.   Dichas   expresiones   no   son   un   sinsentido,   y   no   contienen   ninguna   de   esas   señales   de   peligro   verbales   que   los   filósofos   han   descubierto,   o   creen   haber   descubierto.   Me   refiero   a   palabras   curiosas   como   “bueno”   o   “todos”,   a   verbos   sospechosos   tales   como   “poder”   o   “deber”,   y   a   construcciones   dudosas   tales   como   la   de   los   enunciados   hipotéticos.   Todos   nuestros   ejemplos   tendrán,   como   se   verá,   verbos   en   la   primera   persona   del   singular   del   presente   del   indicativo   en   la   voz   activa 4 .   Se   pueden   hallar   expresiones   que   satisfacen   estos   requisitos   y   que,   sin   embargo:   A)   no   “describen”   o   “registran”   nada,   y   no   son   “verdaderas   o   falsas”;   y   B)   el   acto   de   expresar   la   oración   es   realizar   una   acción,   o   parte   de   ella,   acción   que   a   su   vez   no   sería   normalmente   descripta   como   consistente   en   decir   algo.   *   “Realizativo”   es   un   neologismo   derivado   de   “realizar”.   Lo   mismo   ocurre,   en   el   srcinal   inglés,   con   “performative”,   derivado   del   verbo   “to   perform”.   Austin   aclara,   más   adelante,   por   qué   ha   elegido   esa   expresión.   Esas   mismas   razones   pueden   extenderse   a   “realizativo”.   (T.)   2   Todo   lo   que   digo   en   estos   apartados   es   provisional,   y   debe   ser   revisado   a   la   luz   de   lo   que   se   expresa   más   adelante.   3   Los    juristas   debieran   ser,   entre   todos,   los   más   conscientes   del   verdadero   estado   de   cosas.   Algunos,   quizá,   ya   lo   son.   Sin   embargo   están   dispuestos   a   entregarse   a   su   medrosa   ficción   de   que   un   enunciado   “de   derecho”   es   un   enunciado   de   hecho.   4   Esto   no   es   casual:   todos   ellos   son   realizativos   “explícitos”   y   pertenecen   a   esa   clase   avasalladora   que   más   adelante   llamaremos   la   de   los   “ejercitativos”.   Derrida en castellano http://www.jacquesderrida.com.ar 
Related Documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x